Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Actualidad

Google se alía con los «renegados» del código abierto

cloud

cloud

«El software de código abierto nunca fue pensado para que las empresas de servicios en la nube lo tomasen y lo vendieran«. Es la opinión que mejor resume los desafíos que plantea la nube para el código abierto, al menos para quienes dicen sentirse desafiados. Son palabras de Salil Deshpande, director gerente de Bain Capital Ventures, inversora de la desarrolladora de bases de datos de código abierto Redis Labs.

Lo que plantean compañías como Redis Labs es que ellas son las que desarrollan el software sin apenas colaboración externa, pero los beneficios van a parar a los grandes proveedores de las plataformas de servicios en la nube, como Amazon Web Services (AWS), Microsoft Azure o Google Cloud. Al fin y al cabo, la mayoría de clientes acuden donde se lo dan todo hecho y ahí es donde invierten su capital.

Los «renegados» del código abierto

Por este motivo, asistimos desde hace unos meses a una pequeña guerra en la que están involucrados proyectos como Redis Labs, MongoDB, Cloud Foundry o Puppet, entre otros. Todos tienen un enemigo y estrategia común: los grandes proveedores, y cerrar parte de su código, respectivamente; pero no todos se han atrevido a llevarla a cabo y a los que lo han hecho, no les está yendo del todo bien la cosa.

MongoDB fue una de las primera en mover ficha, recibiendo el rechazo no solo de los temidos proveedores de servicios, sino de los proveedores de Linux, léase distribuciones como Debian o Red Hat, dispuestas a eliminar todo rastro de la base de datos de sus repositorios. Y es que nadie acepta su nueva licencia. Pero no ha sido la única en encontrar una respuesta inesperada.

En un movimiento directo en contra de AWS, que a la postre ha servido al gigante de la nube para dar su opinión sobre esta polémica, Elastic hizo recientemente un giro similar al de MongoDB. Elastic desarrolla el motor de búsqueda Elasticsearch, derivado de Apache Lucene y un producto clave para AWS con el que, además, la compañía dice haber contribuido adecuadamente.

La respuesta de los gigantes

Ante la adversidad, Amazon ha reaccionado como cabía esperar, para disgusto de Elastic: se han juntado con otros afectados de gran tamaño como Netflix o Expedia y han lanzado Open Distro for Elasticsearch, una bifurcación del original basada en el último código disponible, con el compromiso de mantenerlo como proyecto de código abierto.

Adrian Cockcroft, vicepresidente de Estrategia de Arquitectura Cloud de AWS, fue el encargado de anunciar Open Distro for Elasticsearch en un artículo más reivindicativo que de presentación, en el que no dudó en recordar las numerosas contribuciones que ha hecho la compañía con todo el software que utilizan, y en el que insistía en una idea que no parece tener clara todo el mundo: el código abierto debe permanecer abierto, porque de lo contrario pierde toda confianza.

En ese mismo artículo Cockcroft menciona otro caso que da fe de la rotundidad de la compañía al tratar asuntos que puedan siquiera alentar confusión al respecto, como por ejemplo los cambios en Java que tanta alarma generaron, por injustificada que fuera. ¿Qué hizo AWS? Empaquetar su propia implementación, basada en OpenJDK, y ofrecerla de manera totalmente gratuita a sus clientes.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

La reacción más sorprendente a todo este asunto, sin embargo, es la protagonizada por Google. Uno de sus activos más prometedores es Google Cloud, plataforma fundada a fuerza de código abierto con el que la compañía contribuye como la que más desde siempre, y en torno a la cual se acaba de celebrar en San Francisco su evento anual, Google Cloud Next.

Un evento que ha dado para mucho, y del que entre otras tantas noticias destaca el acuerdo de colaboración de Google con siete firmas de código abierto incluyendo Elastic, Redis Labs o MongoDB, cuyo software integrará en sus servicios, derivando el soporte y repartiendo las ganancias, se entiende.

«Siempre hemos visto a nuestros amigos en la comunidad del código abierto como colaboradores iguales, y no simplemente como un recurso para explotar«, comenta Chris DiBona, director de Código Abierto de Google. «Con eso en mente, ofreceremos servicios administrados operados por estos socios que están estrechamente integrados en Google Cloud, brindando una experiencia de usuario perfecta en la administración, facturación y soporte. Esto hace que sea más fácil para nuestros clientes empresariales desarrollar tecnologías de código abierto, y cumple con nuestro compromiso de apoyar y hacer crecer continuamente estas comunidades de código abierto«.

Imagen: Pixabay

90 Comentarios

Te recomendamos

Actualidad

El pasado 28 de abril de 2011 llegaba al mercado la versión final de Ubuntu 11.04 Natty Narwhal, una distribución que ya de por...

Actualidad

Ciertamente, tener a Linux en las escuelas o, dicho con más propiedad, tener a GNU/Linux en las escuelas, no debería ser una pregunta abierta...

Actualidad

Hace menos de seis meses que publiqué el extenso análisis de Ubuntu 11.04, y en aquella ocasión dejé claras mis impresiones: Unity había provocado...

Miscelánea

Ni estábamos muertos, ni estábamos de parranda. Estábamos, como veis, dándole una vuelta a MuyLinux, que falta le hacía y se nos ha liado...