Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Actualidad

Ubuntu 11.10 Oneiric Ocelot: el análisis

3 of 10
Use your ← → (arrow) keys to browse

Unity, algo más maduro (I): El Dash

Cuando apareció Ubuntu 11.04 sabíamos que lo haría con Unity como protagonista. Varias versiones preliminares fueron permitiéndonos ir comprobando las prestaciones de una interfaz que para muchos era demasiado novedosa. Y eso provocó muchas críticas, tanto por su diseño como por su usabilidad. Unity podía estar preparado para funcionar, pero desde luego no estaba lo suficientemente maduro para brillar como seguramente Canonical hubiera querido.

Eso ha cambiado en cierto modo en Ubuntu 11.10, una distribución que puede presumir de ofrecer una experiencia Unity más sólida. Lo cual no quiere decir que no se cometan algunos fallos de usabilidad que seguimos considerando importantes. Pasemos a analizar Unity -que en realidad es foco central de esta Oneiric Ocelot.

Los cambios más relevantes de Unity en Ubuntu 11.10 son los que se han realizado en el Dash, ese particular menú de inicio que se superpone al escritorio aplicando una ligera transparencia y que presenta los lanzadores de aplicaciones y el acceso rápido a los ficheros. En anteriores ediciones de Unity, las vistas del Dash se separaban según las distintas «Lenses», pero ahora todas esas «Lentes» se ofrecen de forma consolidada para tener una experiencia más unificada.

Para empezar, podremos maximizar el Dash gracias a los accesos de maximizar, cerrar y minimizar (en caso de que esté maximizado) de la parte superior izquierda del escritorio cuando el Dash está abierto (lo más rápido, lanzarlo con la tecla Super -o lo que es lo mismo, la tecla Windows-). Esa opción es especialmente útil en netbooks, pero no parece tan interesante en escritorios de pantallas de 20 o 24 pulgadas. Podéis no obstante establecer de forma predefinida cómo dejar el Dash de inicio (o maximizado, o minimizado) con los pasos que se indican en este documento, aunque lo ideal sería que en Canonical hubieran ofrecido un pequeño parámetro configurable en las preferencias del sistema… de las que hablaremos más adelante.

El funcionamiento del Dash es básicamente el mismo que en Ubuntu 11.04, aunque en esta ocasión tendremos en la parte baja una serie de filtros preestablecidos para realizar búsquedas generales, de aplicaciones, de ficheros, o de música. Podemos pasar de una a otra sección del Dash con la tecla Tab, y excepto en las búsquedas generales podremos además filtrar los resultados.

Esos filtros son un punto a favor del Dash, que nos permite por ejemplo en las aplicaciones seleccionar solo aquellas que pertenezcan a cierta categoría e incluso que tengan cierta valoración (que se extrae de la valoración del Centro de Software de Ubuntu). Lo mismo ocurre con la búsqueda de ficheros, que podremos filtrar según última modificación, tipo de fichero o tamaño. Pero el filtro más singular es el de los archivos de música, que podremos filtrar por década o género musical.

Esas «Lentes» predefinidas del Dash en Ubuntu 11.10 también son especialmente útiles porque en el caso de las aplicaciones no solo se muestran las aplicaciones disponibles según nuestro término de búsqueda: también se muestran posibles aplicaciones a instalar que coincidan con el término de búsqueda. Para los archivos o ficheros diferencian descargas, ficheros normales y carpetas.

En el caso de los archivos de música se nos presentan resultados de canciones que ya tenemos, pero también de canciones que podemos comprar y que corresponden a resultados de una búsqueda a partir de nuestro término. Esta última función está directamente emparentada con dos componentes de Ubuntu 11.10: Banshee, el reproductor musical por defecto, y Ubuntu One, que a su vez integra la venta de música que quieren promocionar desde hace tiempo en Canonical.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

En general los filtros y las lentes son curiosos, pero aún hay que avanzar mucho en usabilidad ya que acceder a estos filtros hace que de nuevo tengamos que «recorrer muchos kilómetros» con el ratón. Sea como fuere, las lentes dan mucha modularidad a Unity y son probablemente una de sus características más prometedoras. Podéis ver algunas ideas de lo que podría llegar en futuras lentes, y también algunos ejemplos de lentes útiles en este documento de MakeUseOf.

Contenidos del análisis

3 of 10
Use your ← → (arrow) keys to browse
130 Comentarios

Te recomendamos

Actualidad

Unity (Parte 1): Una revolución llamada Unity Aunque muchos probablemente conozcan Unity gracias a la versión inicial que apareció para Ubuntu Netbook Edition -edición...

Actualidad

Ciertamente, tener a Linux en las escuelas o, dicho con más propiedad, tener a GNU/Linux en las escuelas, no debería ser una pregunta abierta...

Actualidad

Fantástico el artículo que nos presentan en Wazi y que nos hace un recorrido por algunos de los trucos más potentes a la hora...

Actualidad

Mejoras menores en el escritorio En las notas oficiales de la versión de Fedora 14 solo se destacan dos novedades para usuarios finales. En...