Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Prácticos

Fedora 36 Workstation: guía de instalación

Instalar Fedora 36 Workstation

A pesar de que a grandes rasgos no ha introducido cambios radicales en este frente, hemos decidido renovar nuestra guía para abarcar Fedora 36 Workstation, la edición estándar para escritorio del último lanzamiento de la distribución comunitaria patrocinada por Red Hat.

Fedora es una distribución que con el paso de los años se ha ido volviendo cada vez más amigable para los usuarios finales, sobre todo gracias a la gran cantidad de automatismos incluidos en su experiencia con GNOME y a la disponibilidad de un paquete que facilita la instalación de Steam, Chrome y el driver de NVIDIA, lo que reduce el reto a tan solo añadir el software privativo necesario para garantizar una correcta experiencia multimedia.

Además del soporte, tanto propio como de terceros, disponible en formato RPM, también está el creciente ecosistema de Flatpak a través de Flathub. Las aplicaciones en ese formato cada vez tienen más calidad y a cuentagotas se van sumando compilaciones oficiales. En consecuencia, dentro de Fedora se está dando la tendencia de recurrir cada vez más a Flatpak para obtener aplicaciones y menos a RPM Fusion, que se está quedando relegado al driver de NVIDIA y a la obtención de las reglas de udev para controladores de Steam. Esto queda forzosamente reforzado (valga la redundancia) en Silverblue y Kinoite, dos ediciones que empujan al usuario a utilizar las aplicaciones en formato Flatpak debido al concepto que manejan.

En resumidas cuentas, a día de hoy usar Fedora Workstation no es ningún reto, en especial para aquellos habituados a Ubuntu y distribuciones similares, así que puede ser usado por una persona sin profundos conocimientos de computación al poder realizarse su configuración básica de forma totalmente gráfica (si bien la consola es más rápida a la hora de realizar ciertos pasos).

Consideraciones previas

Antes de empezar a explicar la instalación de Fedora 36 Workstation, sería importante tener en cuenta estas consideraciones, que podrían motivar o disuadir al usuario de utilizarlo:

  • Es recomendable para hardware reciente: El incluir un kernel y un conjunto de software y firmware bastante reciente convierten a Fedora Workstation en uno de los mejores sistemas GNU/Linux para estrenar un ordenador que incorpora hardware de última generación o casi, sobre todo si se trata de un portátil. En mi caso personal, es el sistema operativo con el que estrené mi Acer Aspire A515-54 y todo me funcionó a la perfección y a la primera con Fedora 31 Workstation.
  • Soporte teórico de tan solo un año: Fedora ofrece un soporte teórico de tan solo un año, y decimos teórico porque en realidad son dos versiones de la distribución. Dicho con otras palabras, Fedora 36 llegará a su fin ciclo poco después del lanzamiento de Fedora 38, pero no se puede establecer una fecha exacta debido a que la comunidad responsable no es tan estricta en este asunto como Canonical, así que se puede dar el caso de una versión que dure menos un año.
  • Es la base tecnológica de Red Hat Enterprise Linux: Fedora es el sistema en el que se apoya Red Hat para desarrollar las tecnologías que luego son incorporadas en Red Hat Enerprise Linux, su distribución de pago orientada al sector corporativo. Esto trae como consecuencia que la prioridad en Fedora sea más avanzar que ofrecer un producto pulido, aunque esto no quiere decir no sea capaz de ofrecer un excelente desempeño como sistema de escritorio básico, escritorio gamer e incluso entorno de programación, pero las constantes actualizaciones del kernel son un punto a tener muy en cuenta, porque para algunos usuarios es algo que juega a su favor, pero para otros es un aspecto que aumenta las probabilidades de rotura por la introducción de posibles regresiones.

Instalación de Fedora 36 Workstation

Después de poner en aviso a los interesados, vamos a explicar la instalación de Fedora 36 Workstation sobre un ordenador UEFI con Secure Boot inhabilitado. Nada más arrancar el proceso, el usuario verá que los pasos no tienen nada que ver con los de Ubuntu o el instalador Calamares, y eso es debido a que Fedora utiliza su propio instalador: Anaconda.

Anaconda es un instalador que deja bastante dividida a la comunidad. Sus defensores lo consideran sencillo y rápido y sus detractores lioso y poco estable. Si bien es cierto que en un principio resulta un poco chocante al romper el esquema de “Siguiente, Siguiente” típico de los instaladores de Windows, una vez dominado permite configurar la instalación de forma muy rápida, y cada vez más rápida al haberse suprimido a través de las sucesivas versiones del sistema pasos como la creación de usuarios y la configuración de la red. Es cierto que apunta a tener los días contados al menos en su actual forma, pero de momento es lo que hay para instalar Fedora.

1. Arrancar el medio en vivo e iniciar el proceso de instalación

En primer lugar se selecciona “Start Fedora-Workstation-Live 36” para iniciar la sesión en vivo.

Iniciando Fedora 36 Workstation en UEFI

Una vez arrancada la sesión en vivo, se selecciona “Install to Hard Drive” (instalar en disco duro) para iniciar Anaconda, aunque el instalador también puede ser iniciado pulsando sobre el correspondiente icono en el Dash de GNOME.

Iniciar el instalador Anaconda de Fedora 36 Workstation

Iniciar el instalador de Fedora 36 Workstation

2. Selección de idioma

Lo primero que hay que hacer tras iniciar Anaconda es seleccionar el idioma y su variante para luego pulsar sobre el botón “Continuar”. En nuestro caso, siguiendo el país de origen de MuyLinux, es español de España.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

Seleccionando el idioma y la distribución del teclado en el instalador Anaconda

Después aparece la pantalla principal de Anaconda, donde se muestran las tres secciones a cumplimentar para configurar la instalación (aunque una es opcional).

Pantalla principal de Anaconda

3. Cambiando la distribución del teclado

La sección Teclado es la opcional en la instalación de Fedora debido a que por lo general se configura correctamente por defecto. Sin embargo, posiblemente se dé el caso de que el usuario quiera utilizar Fedora Workstation en un idioma (principalmente inglés) pero su teclado es de otro.

Añadir distribuciones de teclado es sencillo. Para ello solo hay que hacer clic en el botón de más (+) que aparece en la interfaz gráfica, buscar, seleccionar la distribución, añadirla con el botón “Agregar” y luego colocarla en primer lugar con el botón de subir (^). Para aplicar los cambios realizados se pulsa sobre el botón “Hecho” (situado en la parte superior izquierda).

Configuración del teclado en Anaconda

4. Configurando la hora del sistema a través NTP

Mantener un sistema operativo GNU/Linux sin Internet se antoja un tanto complicado, así que en la configuración de la fecha y hora (sección “Fecha y hora” en Anaconda) lo recomendable sería asegurarse de que la opción “Hora de red” (esquina superior derecha) esté habilitada para después seleccionar la ubicación (por lógica el lugar geográfico donde se encuentra el usuario). Tras realizar los dos pasos hay que volver a pulsar sobre el botón “Hecho”.

Configuración de fecha y hora en Anaconda

5. Configurando las particiones de Fedora 36 Workstation

Y aquí llegamos a lo complicado del asunto, la sección “Destino de la instalación”. La configuración de las particiones no es en sí algo difícil, pero en Fedora nos encontramos con un soporte bicéfalo al ponerse a disposición dos instaladores: el normal y Blivet. El normal está orientado sobre todo para impulsar el uso de LVM al no distinguir los discos presentes en el ordenador, mientras que Blivet tiene una disposición mucho más similar a GParted. En este tutorial vamos a abarcar ambos para que el usuario tenga a su disposición todas las opciones.

5.1 Particionador oficial

El particionador oficial de Fedora 36 Workstation está orientado al uso de LVM, lo que permite crear particiones que ocupan distintos discos. A su configuración manual se llega seleccionado los discos que van a formar parte de la instalación del sistema (Disco estándares locales) y la opción Personalizada en “Configuración del almacenamiento” para luego pulsar sobre el botón “Hecho”. Si el usuario lo desea, puede marcar la opción que cifrar los puntos de montaje creados automáticamente.

Particionador oficial de Fedora 36 Workstation

Seleccionando el cifrado de datos en Fedora 36 Workstation

En primer lugar hay que crear la partición de arranque EFI. Para ello, tras seleccionar si se quiere lidiar con particiones estándares, LVM, Btrfs o Abastecimiento liviano LVM (esta parte del tutorial ha sido hecha tomando con consideración las dos primeras opciones, particiones estándares y LVM), hay que pulsar sobre el botón más (+) de la interfaz gráfica, indicar el punto de montaje “/boot/efi”, establecer la capacidad en 1GiB y hacer clic sobre el botón “Añadir punto de montaje”.

Creando la partición de arranque EFI/UEFI en Fedora 36 Workstation

Creando la partición de arranque EFI/UEFI en Fedora 36 Workstation

Fedora se volviendo cada vez más quisquillosa con el tema de configurar una partición de arranque en EXT4, así que en esta ocasión vamos a proceder a crear una para así garantizar el correcto funcionamiento del sistema. Para hacer eso se pulsa sobre el botón más (+) en la interfaz gráfica para después indicar el punto de montaje en “/boot”, establecer la capacidad en 1GiB y pulsar sobre el botón “Añadir punto de montaje”.

Creando la partición de arranque del sistema en Fedora 36 Workstation

Creando la partición de arranque del sistema en Fedora 36 Workstation

Tercero, hay que crear la partición raíz empezando por seleccionar el espacio libre que queda y pulsando de nuevo sobre el botón más (+). Como Btrfs es ahora el sistema de ficheros predeterminado, crearemos un volumen Btrfs para la partición raíz del sistema.

Creando la partición raíz Btrfs de Fedora 36 Workstation

Creando la partición raíz Btrfs de Fedora 36 Workstation

Es importante tener en cuenta que Fedora 33 estrenó swap sobre ZRAM, que a partir de ahora llamaremos solo ZRAM para simplificar y evitar confusiones. En un principio ZRAM fue configurada de manera automática para ocupar la mitad de la RAM hasta 4GiB, sin embargo, en Fedora 34 el criterio ha sido modificado para ocupar el 100% de la RAM hasta un máximo de 8GiB. Esto elimina la necesidad de crear una partición swap salvo que se pretenda hibernar o se esté utilizando una configuración muy particularizada. Como en este tutorial solo tenemos en cuenta los escenarios de escritorio y gaming y estamos suponiendo que el equipo cuenta con al menos 4GB de RAM (que sería lo mínimo exigible para tener una experiencia decente con Fedora Workstation), en esta ocasión prescindiremos de la partición swap.

Con las particiones mínimas necesarias creadas (en caso de disponer de más tamaño sería conveniente separar la raíz de la home) se puede pulsar sobre el botón “Hecho” para volver a la pantalla principal de Anaconda y hacer clic sobre “Empezar la instalación” para iniciar la instalación Fedora 36 Workstation con la configuración establecida.

Terminando de definir las particiones con el particionador oficial

5.2 Particionador Blivet

El particionador Blivet está al alcance con tan solo seleccionar la opción “Personalizada avanzada (Blivet-GUI)” en “Configuración de almacenamiento” junto a los discos que formarán parte de la instalación de Fedora 36 Workstation. Una vez más, para acceder al propio particionador se pulsa sobre el botón “Hecho”.

Iniciando el particionador Blivet en Fedora 36 Workstation

Tras acceder al particionador Blivet, toca crear la tabla de particiones en caso de partir de un disco duro o SSD totalmente en blanco (sobra decir que si las particiones de Linux ya existen solo haría falta montarlas y formatear la ubicación de la raíz). Esto se hace pulsando sobre el icono del engranaje y haciendo clic sobre “Establecer la tabla de particiones”. En un sistema UEFI el uso de GPT es obligatorio, así que sobra decir que es el formato de tabla de particiones a seleccionar para luego pulsar sobre “Aceptar”.

Crear tabla de particiones con Blivet

Crear tabla de particiones con Blivet

Con la tabla de particiones creada (si es que hace falta, porque lo más probable sea que no), se puede empezar a crear particiones haciendo clic sobre el botón más (+) de la interfaz gráfica. La primera partición es la del arranque EFI, a la que se le asigna un tamaño de 1GiB, el sistema de archivos “EFI System Partition” y el punto de montaje “/boot/efi”. Tras hacer todos los pasos se pulsa sobre el botón Aceptar.

Definir la partición de arranque EFI/UEFI con Blivet

La segunda partición consiste en crear la partición de arranque en EXT4. Los pasos a seguir consisten en seleccionar el espacio libre en disco, volver a pulsar sobre el botón más (+) en la interfaz gráfica, asignar 1GiB de tamaño y establecer el sistema de ficheros en “EXT4” y el punto de montaje “/boot”. Tras hacer todos los pasos se pulsa sobre el botón Aceptar.

Creando la partición de arranque del sistema con Blivet

Creando la partición de arranque del sistema con Blivet

La tercera partición es la raíz del sistema. Para ello se selecciona el espacio libre en el disco y se vuelve a pulsar sobre el botón más (+) en la interfaz gráfica. Como hemos decidido seguir lo que sugiere por defecto el sistema, asignamos todo el espacio restante a un volumen Btrfs que sería utilizado por la raíz (estamos ignorando el caso de poder dividir la raíz y la home en dos subvolúmenes). Debido al nuevo criterio implementado en ZRAM, salvo que se quiera hibernar o se use una configuración muy particularizada ya no es necesario crear la partición swap.

Creando la partición raíz con Blivet

Creando la partición raíz con Blivet

Tras definir todas las particiones hay que pulsar sobre el botón “Hecho” en la interfaz de Blivet, confirmar los cambios que se quieren aplicar y luego hacer clic sobre “Empezar la instalación” en la pantalla principal del instalador Anaconda.

Terminando de definir las particiones con Blivet
Proceso de instalación de Fedora 36 Workstation

5.3 Aviso para la configuración del cifrado de disco

Uno de los puntos que más controversia están generando en torno a Fedora 36 Workstation es la configuración del cifrado de disco, que en esta versión de la distribución está rota. Por el instalador Anaconda hay un aviso de que el procedimiento debe de hacerse de manera diferente, pero el humano es un animal de costumbres que suele automatizar las cosas, así que, después de instalar el sistema aplicando un cifrado de disco con LUKS, el usuario ve al iniciar el sistema que la distribución de teclado está en inglés cuando le aparece el campo para introducir la contraseña. Por suerte, eso es puede arreglar, aunque la solución es un poco chapucera.

Lo primero que hay que hacer es iniciar la sesión live o en vivo del sistema. Para ello, tras arrancar con el medio de instalación de Fedora 36 Workstation, hay que seleccionar “Try Fedora”.

Iniciar la sesión en vivo o live en Fedora 36 Workstation

Una vez iniciada la sesión en vivo, hay que dirigirse a la configuración del teclado a través de la palabra en inglés ‘keyboard’ (o al menos las primeras letras de la palabra). Cuando aparezca la configuración del teclado en el lanzador de GNOME Shell, hay que pulsar sobre él.

Configurar el teclado para el cifrado de disco para Anaconda en Fedora 36 Workstation

Una vez se haya accedido a la configuración del teclado, se tiene que pulsar sobre el botón más (+) en la sección “Input Sources” para iniciar el cambio de la distribución del teclado.

Configurar el teclado para el cifrado de disco para Anaconda en Fedora 36 Workstation

Una vez dentro, el usuario tiene que añadir la distribución de teclado que desea emplear. En nuestro caso, debido al país originario de MuyLinux, es español de España.

Configurar el teclado para el cifrado de disco para Anaconda en Fedora 36 Workstation

Configurar el teclado para el cifrado de disco para Anaconda en Fedora 36 Workstation

 

Tras añadir la distribución de teclado adicional, sería conveniente borrar la correspondiente al inglés estadounidense, que se establece por defecto para la sesión en vivo de Fedora 36 Workstation.

Configurar el teclado para el cifrado de disco para Anaconda en Fedora 36 Workstation

Para establecer el cifrado de disco es importante dejar las particiones “/boot” y “/boot/efi” sin cifrar para evitar errores, así que procedemos a explicar directamente los pasos para la partición raíz en caso de haber indicado formatearla en Btrfs. Tras seleccionar la partición raíz en Btrfs, hay que pulsar el botón “Modificar” para luego hacer clic sobre “Cifrado” y “Guardar”, no sin antes asegurarse de que el tipo de cifrado seleccionado es LUKS2.

Establecer el cifrado LUKS2 para la partición raíz en Btrfs en Fedora 36 Workstation

Establecer el cifrado LUKS2 para la partición raíz en Btrfs en Fedora 36 Workstation

Llegados a este punto y tras pulsar el botón “Hecho” para proceder al inicio de la instalación, el usuario podrá comprobar que en la interfaz se muestra la distribución de inglés de Estados Unidos en el momento de establecer la contraseña. Aquí recomendamos ignorar el fallo y proceder de forma normal, ya que luego, al iniciar el sistema, aparece la distribución de teclado correcta para la contraseña.

Configurar el teclado para el cifrado de disco para Anaconda en Fedora 36 Workstation

6. Configuración inicial y primera actualización de Fedora 36 Workstation

Si el sistema se ha instalado correctamente, en el primer inicio se dará la bienvenida al usuario, en la que tendrá que elegir si quiere activar los servicios de ubicación e informar automáticamente de los problemas detectados en Fedora.

Configuración de la privacidad de Fedora 36 Workstation

Sería conveniente habilitar desde aquí los repositorios de terceros, que suministran Google Chrome, el driver de NVIDIA, Steam y PyCharm. El navegador web procede de los propios repositorios de Google, Steam y el driver de NVIDIA de una activación parcial de RPM Fusion y PyCharm es suministrado a través de Copr, un proyecto orientado a facilitar la construcción y el mantenimiento de repositorios de terceros.

Activar los repositorios de terceros en Fedora 36 Workstation

En los primeros pasos se da la oportunidad de configurar las cuentas en línea, que en esta ocasión pueden ser de Google, Microsoft (aunque solo para el correo electrónico) o Nextcloud. Usar o no esta característica depende de las necesidades y preferencias del usuario.

Configuración de las cuentas en línea en Fedora 36 Workstation

Como último paso importante tenemos la creación del primer usuario, que tendrá permisos de administración mediante sudo. Sobra decir que la creación de una contraseña fuerte es muy importante, sobre todo si se ha instalado Fedora 36 Workstation en un portátil que puede acabar fuera de casa.

Configurando el primer usuario

Configurando el primer usuario

Después aparece el tour de bienvenida, que obviamente es prescindible para los usuarios más experimentados o familiarizados con el entorno de escritorio y la distribución. Si se ha conseguido realizar todo lo expuesto en esta guía con éxito, lo suyo es actualizar el sistema a través de la sección o pestaña “Actualizaciones” de GNOME Software.

Primera actualización

Tras realizar todos estos pasos Fedora 36 Workstation está listo para ser configurado, aunque eso lo explicaremos en otra entrada.

Click para comentar
Advertencia
Advertencia

Te recomendamos

Actualidad

Y siguiendo con más clones de RHEL, ahora tenemos a un Oracle Linux 9.1 u Oracle Linux 9 Update 1 que incorpora las novedades...

Actualidad

Tras la aparición de la última versión de AlmaLinux, ahora le toca el turno a Rocky Linux 9.1, último lanzamiento del clon que pretende...

Actualidad

Hay disponible una nueva versión de Tails y ya sabes qué significa: básicamente, descarga y o actualización obligatoria, y es que uno de los requisitos indispensables...

Actualidad

Fedora Silverblue es el sistema que ha puesto al escritorio Linux inmutable en la escena mainstream, cosa en la que obviamente ha influido lo...