Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Actualidad

¿Usas Stylish? Usa mejor Stylus, si te importa tu privacidad

stylus

stylus

Si el titular no te dice nada, este artículo no es para ti. Si el titular no te descubre nada, suerte la tuya. Y si el titular te ha intrigado, porque como yo y más de dos millones de personas en todo el mundo usas Stylish y te preocupa tu privacidad, entonces lee atentamente lo que sigue, porque…

Stylish, ya lo sabes y si no te lo cuento ahora, es una veterana extensión para navegadores web con la que a base de CSS puedes cambiar la apariencia de cualquier sitio web; y si no eres muy bueno con el código, te vas al portal de estilos de turno, Userstyles, para encontrar mil y un estilos listos para aplicarse con un clic. De hacerte temas oscuros para Google, Facebook o el sitio que sea, a cambiar las opciones en pantalla de otros. Todo eso y más es lo que permite hacer Stylish, el cual llevo usando no recuerdo cuántos años ya.

Pero Stylish ya no es el que era. Tras el abandono de su desarrollador original el proyecto pasó de manos, y volvió a hacerlo para caer en las manos de la empresa de SimilarWeb, dedicada a las analíticas web… y al rastreo en línea más horroroso que te puedas imaginar. La cuestión es que la extensión se renovó hace cosa de un par de años, coincidiendo con su compra por parte de SimilarWeb, pero yo -y mucha más gente- no me enteré. Hasta hoy.

En resumen, Stylish rastrea toda tu actividad en línea… pero a lo bestia. A lo que tú responderás, ¿y no lo hacen todas las extensiones? Ya sabes, cuando al instalar una extensión te advierte es de que podrá «leer y modificar todos los datos de los sitios web que visites». Pues no. Porque una cosa es que la extensión en efecto lo haga, porque además esa es su función, y otra muy diferente que manda esos datos al servidor de una empresa para su uso comercial.

Es decir, Stylish registra y manda cada URL que pasa por tu navegador, incluidas también esas con ‘token’ para autenticación, por ejemplo cuando un servicio que usas te manda una URL específica para cambiar la contraseña o realizar cualquier otra cosa puntual sin la necesidad de introducir tu contraseña. ¡Hasta los resultados de tus búsquedas, registra! Pero claro, como lo aceptas casi de manera automática al instalarla, porque a nadie le apetece leerse las 3.000 palabras de la política de datos de la compañía en ese momento… te la comes con patatas.

Lo peor de todo es que esto se sabía desde hace 18 meses, cuando Stylish fue a parar a SimilarWeb. Lo explica de manera detallada Robert Heaton, un desarrollador que ayer publicaba en su blog un artículo que merece mucho, mucho la pena leer. Yo, que me considero alguien bastante mejor informado que la media, me he quedado de piedra. No se puede estar en todo.

¿Solución? La mejor, por más que haya tardado en encontrarla: el fork del viejo Stylish, que unos sabios desarrolladores independiente tuvieron a bien hacer antes de que el original se defenestrase. Se llama Stylus y aunque no es tan fashion como la nueva versión de Stylish, es software libre, no te espía y está perfectamente mantenido, además ser plenamente compatible con Userstyles (el sitio también te espía, pero se puede evitar y prácticamente todos los códigos son libres).

Encontrarás Stylus para Firefox, Chrome y Opera.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

Por cierto, me ha hecho gracia encontrarme un estilo para MuyLinux un tanto especial.

74 Comentarios

Te recomendamos

Miscelánea

Ni estábamos muertos, ni estábamos de parranda. Estábamos, como veis, dándole una vuelta a MuyLinux, que falta le hacía y se nos ha liado...

Actualidad

Kali Linux 2022.2 es la nueva versión de la distribución especializada en seguridad, la segunda en lo que llevamos de año y trae unas cuentas...

Actualidad

Tras un año de espera, Inkscape 1.2 ha sido oficialmente publicado como estable para continuar con la evolución de este conocido software de creación...

A fondo

La información sobre la que se sustenta esta entrada tiene un par de semanas, pero vale la pena no darla por perdida por las...