Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Actualidad

¿Falta mucho, Elementary?

elementary_logo

Repito, ¿falta mucho? Aunque no lo digo como reproche sino como el niño que está en el asiento trasero de un auto ansiando llegar a aquel lugar donde se divertirá. En pleno contraste a mi artículo anterior, paso a hablar sobre, posiblemente, mi distribución GNU/Linux favorita de entre las orientadas al usuario final y, de todas, a la que la que quisiera ver crecer más y más.

elementary_logo

Todo comenzó cuando me encontré con la noticia de la llegada de la nueva beta de Elementary OS versión Luna o, dicho de otra manera, la sucesora de Júpiter, la cual marcaría la ruta de un gran proyecto estético que se inició como un tema de íconos con el mismo nombre. Luego, lanzó un tema GTK+ y siguió creciendo al punto de armar un sistema operativo con base en Ubuntu y un par de aplicaciones nuevas. Sin embargo, esto no sucedió de un día para otro: el tema de íconos data de hace seis años y el tema GTK+ de hace cinco años, traídos de la mano del señor ~DanRabbit en DeviantART (o por lo menos de allí lo conozco yo).

Siempre me fascinaron esos iconos, tal vez no tanto el tema de GTK+, por lo tanto empecé a prestar atención a lo que iba sucediendo. No recuerdo con presición pero, para el momento en que los conocí, iban apareciendo bocetos de lo que sería un futuro sistema operativo con cierta inspiración proveniente de Mac OS X. Me parecía prometedor pues para ese entonces me resultaba agradable lo visual de este último sistema. Pasó el tiempo y nació Júpiter en 2011. Por supuesto, por ser la primera versión, no era de esperarse lo mejor; aún así, la vi prometedora. Supuse que sería cuestión de esperar un tiempo, teniendo en cuenta el régimen de actualización de las distribuciones más populares.

De tanto en tanto entraba al sitio y no veía actualización alguna. En una de esas, me encontré con que habían comenzado con la versión actual, Luna, e incluso existían imágenes para probarla pero sólo para desarrolladores. Finalmente, apareció una beta cerca del final del año pasado. Pensé que significaba que no tardaría mucho en llegar la versión final y, para ese momento, escribiría un análisis o algo por el estilo. Un poco de eso viene el título: ¿falta mucho? Ya no me aguanto, y aquí estoy escribiendo sobre Elementary.

Volvamos al tema en cuestión. Elementary OS es un sistema que está al alcance general (recordemos que la base es Ubuntu) y definiría su estilo como moderno y minimalista con, reitero, raíces en el estilo maquero que tan fuerte viene pisando desde principio de milenio. En cuanto a entorno de escritorio, cuenta con GNOME 3 pero, ¡ojo!, con otro shell que no es Unity y se llama Pantheon. Debo admitirlo: la primera vez que me siento cómodo en GNOME 3, de hecho, lo estoy disfrutando.

Para empezar a probarlo, primero copié la imagen LiveCD a un llavero USB (con el famoso UNetbootin) y la inicié en mi ordenador (esta vez nada de máquinas virtuales). Como podéis ver en la imagen debajo, el escritorio es bastante limpio con Plank en la parte inferior y una selección de aplicaciones que cubren las necesidades básicas. En la parte superior, tenemos la barra ya conocida del nuevo GNOME con la diferencia que el menú inicio lo maneja Slingshot que resulta ser tanto liviano como no invasivo; no ocupa espacio innecesario como el original de GNOME Shell. Tanto este último como Pantheon, hechos para este sistema específicamente.

elementary1

Sobre la instalación no hay mucho que decir pues trae el mismo instalador que Ubuntu, lo que es algo positivo ya que es cómodo y funciona. Lo único que recomendaría es no tildar la casilla de actualizar mientras instala, me sucedió que luego no arrancaba el sistema. Me llevó realizar nuevamente una actualización, esta vez por medio de apt-get, y, al reiniciar, todo volvió a la normalidad. Recuerdo que Júpiter había tenido este tipo de problemas. Por suerte no hubo que reinstalar el sistema.

Una vez listo, nos da la bienvenida en 33 segundos (cronometrado) con una hermosa pantalla de Plymouth con el logo de Elementary brillando a medida que carga el sistema (tal como la imagen de este artículo). Como ya dije un algún artículo pasado, prefiero el arranque tradicional con las letras y saber qué está pasando pero, como carta de presentación, es muy bonita. Con respecto a las aplicaciones por defecto tenemos a Midori como navegador web, Empathy como programa de mensajería instantánea, Totem como reproductor de video, el Software Center para instalar aplicaciones, Files gestor de ficheros, Noise reproductor de música, Geary calendario, Maya agenda, Shotwell gestor de fotos, entre otros.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

Si hay un par de cosas que hay que hacer antes de empezar son: poner el sistema a punto e instalar Synaptic. Personalmente, tuve problemas para instalar Flash desde los repositorios, no funcionaba con Midori aunque sí con Firefox. Como soy usuario del último, ni me hice problema, aparte no hay que dejar de lado que esto es una beta. De por sí la configuración inicial es muy placentera, el concepto con el fondo de pantalla es muy interesante, una simple cuadrícula pero obedece al concepto simplista alrededor del sistema; y los temas, bueno, ya dije que es precisamente lo que me gusta de Elementary.

Sin embargo, algo podemos tocar. Por ejemplo, en mi caso, no estoy acostumbrado al botón de cerrar a la izquierda y, además, necesito un botón para minimizar. Simples costumbres pero… ¿para qué cambiarlas? Esto me lleva a las preferencias del sistema de GNOME… aunque mucho no encontré por allí así que tendré que rebuscármelas de otra manera para acomodar los botones. Por suerte existe dconf-editor (dentro del paquete dconf-tools). Con cambiar org/pantheon/desktop/gala/appearance/button-layout por menu:minimize,maximize,close, volvemos a lo habitual, por supuesto también es aplicable a otro orden.

Lo que tiene de interesante esta distribución es que, si bien es más de lo mismo, trae cosas nuevas. Hay un conjunto de aplicaciones propias que se ven realmente bien y, un punto interesante, es que están todas programadas en Vala. Una es Archivos o Files, que no es más que el gestor de ficheros, que encaja perfectamente con el estilo del sistema y, además, funciona muy bien. Es bastante básico, quizá la opción más importante que tiene para modificar es el abrir carpetas y archivos con un clic o dos (dicho sea de paso, por defecto es con un clic). No es ni PCManFM ni Thunar pero cumple su función.

Otra aplicación interesante que trae es Maya, un calendario o agenda. Si bien no soy de usar mucho este tipo de aplicaciones, he usado KOrganizer pero siempre me pareció muy grande y muy completo para mis necesidades. En cambio, Maya, siguiendo el estilo de Archivos, es bastante compacto y simple. No es más que un calendario con un botón para agregar eventos. Poco colorido para mi gusto pero parece muy accesible para organizarse una agenda no muy ocupada.

No hay un sistema completo sin un reproductor multimedia. Noise está también hecho para Elementary y es un reproductor de música o, más bien, una biblioteca de música. En este caso, sí me veo afectado por la simplicidad de la aplicación. Yo soy de escuchar mucha música y me gusta tener todo ordenado por artistas y demás. El problema aquí que no sólo es muy lento para importar una carpeta pesada, sino que tampoco tiene un explorador de archivos para recorrer carpetas sin necesidad de importar nada. Además, tampoco categoriza, como otros programas especializados, por secciones, sino que los deja todos juntos en una lista, que si es muy larga, es interminable. Igualmente, al igual que los otros programas, cumple bien su función de reproducir música pero definitivamente no es apto para melómanos.

elementary2

También, han desarrollado un editor de textos, muy sencillo por cierto. Se llama Scratch y hay mucho que decir salvo por un detalle: una vez que le damos nombre a un archivo que estamos escribiendo, éste empieza a guardarse automáticamente cada vez que le hacemos la más mínima modificación. Me llevó un tiempo darme cuenta, especialmente cuando empecé a desesperar porque no encontraba el botón para guardar y, al pulsar un botón aleatorio, se cerró el programa. Después de eso, es un editor de texto común y corriente.

Por último, está Geary que, si bien no está hecho para Elementary, también está programado en Vala y vale la pena mencionarlo. Encontrar un programa para manejar cuentas de correo siempre me costó por algún que otro motivo. Finalmente, me quedé con Thunderbird pero creo que acabo de encontrar un potencial sustituto para mis necesidades. Su interfaz no es muy complicada de entender y muestra los correos como debe ser. Para analizar mejor esta herramienta, habrá que darle uso cotidiano pero, por el momento, le voy a dar una oportunidad.

En cuanto a rendimiento, es liviano para los estándares actuales. Digamos que la memoria que lleva consumida es de 830MB aproximadamente con Firefox abierto y, sin guiarme por los porcentajes de uso del CPU, se siente bastante bien incluso usando las animaciones del entorno de escritorio. Aclaro que mi ordenador, si bien todavía resiste el paso del tiempo, no es moderno en cuanto a placa de video. Para ser una beta no me encontré con grandes problemas. De hecho, estoy encantado con lo que estoy experimentando. En comparación, mucho mejor que mis últimas experiencias con Fedora y Ubuntu; pero si vamos a ponerlos en la balanza, Elementary no es un sistema tan maduro ni con tanto respaldo.

Por otro lado, para usuarios con tarjetas NVIDIA, me sucedió que una vez dentro del sistema, las animaciones no iban fluidas debido a que, por casualidad, se habían instalado los controladores privativos. Simplemente, con abrir el menú de controladores que aparece en la parte superior derecha, vi que estaba marcado dicho controlador. Sólo con desactivarlo y reiniciar el sistema, volví al viejo y querido Nouveau, con la diferencia que no aparece el logo de Elementary mientras carga. Estoy seguro que debe haber una solución (en el LiveCD no tenía ese problema); sin embargo, no me interesa molestarme con eso. El resto funciona perfectamente.

En conclusión, a pesar de haberme encontrado con cosas que no me gustaron, Elementary está mejorando y creciendo, tal vez no rápido, pero de buena manera. Es un proyecto interesante porque surge de una idea estilística y que puede servir para nutrir el resto de los proyectos; es decir, hay discusiones sobre si está bien o mal que hayan más distribuciones derivadas de otras, que sólo sirve para complicar aún más las cosas, en cambio, más allá de que la distribución fracase o se popularice, queda, más que una serie de aplicaciones livianas y compactas, el concepto del escritorio con lo necesario y nada más. Por supuesto no es un concepto nuevo ni tampoco es la primer distribución en explotarlo, de hecho algo así planteaba la mismísima filosofía de Unix, aunque sí creo que es la primera vez, en los últimos años, que llegue algo así a la popularidad.

En fin, creo que ya he dicho todo lo que debía decir salvo lo siguiente: ¡Qué pena que Elementary no crece como se lo merece!

64 Comentarios

Te recomendamos

Actualidad

El pasado 28 de abril de 2011 llegaba al mercado la versión final de Ubuntu 11.04 Natty Narwhal, una distribución que ya de por...

Actualidad

Ciertamente, tener a Linux en las escuelas o, dicho con más propiedad, tener a GNU/Linux en las escuelas, no debería ser una pregunta abierta...

Actualidad

Hace menos de seis meses que publiqué el extenso análisis de Ubuntu 11.04, y en aquella ocasión dejé claras mis impresiones: Unity había provocado...

Miscelánea

Ni estábamos muertos, ni estábamos de parranda. Estábamos, como veis, dándole una vuelta a MuyLinux, que falta le hacía y se nos ha liado...