Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Actualidad

Composición musical en Linux

Interesante el artículo de Ars Technica en el que nos revelan las posibilidades de Linux a la hora de componer música, un campo en el que los tradicionales trackers y demás herramientas para plataformas como Windows y Mac OS X también tienen sus alternativas en el mundo Open Source y en Linux.

En el artículo hablan de Ubuntu Studio como base para estas tareas -o bien de los paquetes ubuntustudio-audio y ubuntustudio-audio-plugins, que habilitan dichas opciones en una Ubuntu normal- ya que en esta edición de la distribución de Canonical es posible encontrar muchas herramientas para la composición musical. Eso sí, hay otras distribuciones interesantes, como Musix y otra para equipos con pocos recursos llamada dyne:bolic.

Una vez en materia, en el artículo comienzan hablando de JACK, un servidor de audio que permite «enrutar entradas y salidas de distintas fuentes» para luego redirigirlas al dispositivo JACK que deseemos. Por ejemplo, podemos usar JACK para enrutar la entrada MIDI a un sintetizador por software, para luego aplicar diversos efectos y luego pasarlo todo a nuestro secuenciador favorito.

A partir de ahí hablan también de dos soluciones especialmente destacadas para el tratamiento del audio: Audacity, una veterana herramienta de edición que es multiplataforma y que se ha convertido en otra de las grandes del Open Source, y Ardour, una aplicación más reciente (aunque ya tiene sus añitos) y que es similar en su interfaz a ProTools. Además, en su próxima versión, la 3.0, llegará la posibilidad de editar MIDI (algo que Audacity no puede hacer directamente), ofreciendo más opciones de las actuales.

En el artículo también hay sitio para LMMS (Linux MultiMedia Studio), un secuenciador MIDI con varias opciones de grabación de audio que además se aglutinan en una interfaz bastante impresionante y con multitud de efectos. En Ars Technica señalan que puede que esta herramienta no sea una sustituta completa de soluciones comerciales como Avid ProTools o Cakewalk Sonar, pero aún así es una gran opción para comenzar en este mundillo y luego ver si queremos aspirar a más. La documentación de LMMS no está mal, pero en Ars avisan de que no hay tutoriales demasiado completos.

Si además queremos trabajar con partituras en Linux podremos hacerlo con Rosegarden, que permite reproducir un instrumento MIDI para dar entrada a las notas que deseemos, y además existen un montón de tutoriales para Rosegarden que nos ayudarán a aprovechar esas clases de música que tanto tiempo nos robaron.

También hay otros secuenciadores, como MusE o Seq24 (un secuenciador mucho más sencillo), y el repositorio «Music Made With Linux» permite encontrar más soluciones en este sentido. A partir de ahí podemos encontrar otro buen puñado de herramientas como Rakarrak (que evita tener que comprar un pedal para la guitarra eléctrica gracias a los efectos que se pueden conseguir con esta aplicación), JAMin -una herramienta de mezclaro-, o Hydrogen, una solución que complementa la parte de batería y bajos de LMMS.  Otras comentadas en el artículo: ZynAddSubFX (un sintetizador totalmente personalizable), y LASH, un gestor de sesiones de audio.

El artículo es muy interesante así que os recomiendo leéroslo si sois aficionados a este mundillo. Y si tenéis consejos propios para compositores de todo tipo de músicas en ciernes, comentad, por favor ;)

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

51 Comentarios

Te recomendamos

Actualidad

El pasado 28 de abril de 2011 llegaba al mercado la versión final de Ubuntu 11.04 Natty Narwhal, una distribución que ya de por...

Miscelánea

Ni estábamos muertos, ni estábamos de parranda. Estábamos, como veis, dándole una vuelta a MuyLinux, que falta le hacía y se nos ha liado...

Actualidad

Kali Linux 2022.2 es la nueva versión de la distribución especializada en seguridad, la segunda en lo que llevamos de año y trae unas cuentas...

A fondo

La información sobre la que se sustenta esta entrada tiene un par de semanas, pero vale la pena no darla por perdida por las...