Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Actualidad

Conspiración: «La culpa fue del cha-cha-chá»

conspiracion

Queridos lectores y lectoras, disculpad que me tome el asunto con cierto cachondeo desde el mismo titular, pero es que no me sale otra cosa. La película de hoy va de conspiración contra el software libre y como no podía ser de otra manera, los ingredientes imprescindibles en esta clase de títulos no faltan: una trama urdida por un temible villano (Microsoft), un héroe agraviado y destruido (que sería el escritorio Linux, interpretado por GNOME) e incluso un traidor (KDE, amparado por Novell). Pero no culpéis de antemano a ninguno de estos nombres, porque el guión lo ha escrito otro.

conspiracion

La historia original la leí hace unos días en una de tantas publicaciones que sigo y pasé de ella porque personalmente me pareció infumable. Por una sencilla razón: un artículo que se presenta como de actualidad, no es más que opinión y, mucho peor, conjeturas sin fuente alguna que las corrobore (ojo, fuentes da muchas, pero clave ninguna). Da a entender que lo que se cuente es tal y como se cuenta, lo que no me parece de recibo. Así, escribir sobre eso se me antojaba más un ataque al crédito de esa publicación que una necesidad de rebatir algo que no necesita ser rebatido por obvio.

Sin embargo, dado que ayer un lector comentó en estas páginas el asunto y que no quiero que se confunda orden con censura (al final explico esto), como excepción vamos a comentar la película por encima. La sinopsis:

La historia va de cómo Microsoft destruyó la oportunidad de triunfo del escritorio Linux, más concretamente de GNOME 2, ese que reinaba con soltura a finales de la década pasada en GNU/Linux. Todo ocurrió debido a que GNOME infringía patentes de Windows relacionadas con la interfaz de usuario -botón de inicio y menú de inicio, principalmente-. Patentes que no afectaron a KDE, pues este se resguardó en los acuerdos entre Novell y Microsoft. Por contra, GNOME tuvo que evolucionar forzosamente a lo que hoy es GNOME 3 / Shell y lo mismo para Ubuntu con Unity. Ambos evitaron así una demanda que los podría haber hundido (detrás de GNOME estaría Red Hat), aunque han terminado hundiéndose ellos solos con los cambios que han implementado; hundiendo de paso al escritorio Linux por la fragmentación que se ha creado y la que se va a crear con GNOME por un lado, Unity por otro y Cinnamon por otro, por citar los tres ejemplos clave. Una jugada perfecta para Microsoft, vaya.

Hay que reconocer que la historia que se marcan en The Register está bien hilada, pero no por ello deja de ser, en mi opinión, un fraude total. Eso es precisamente lo que comentan en FOSS Force, el artículo que enlazó el lector mencionado y que en ningún caso le da la razón, todo lo contrario. Aunque en su defensa diré que el texto de FOSS Force fue editado a posteriori acusando la evidencia: que no hay por dónde coger la historia de The Register.

La piedra angular de la trama por la que se cae sin remedio este castillo de naipes es el acuerdo de patentes entre Microsoft y Novell. ¿Qué cubría exactamente ese acuerdo? ¿Que Microsoft no demandara a Novell por el menú de inicio de KDE? ¿De verdad incluía eso? Desde luego, no fue lo que contaron las fuentes oficiales. Aunque tal vez el autor del artículo original haya tenido acceso a fuentes que desconocemos y que siguen sin ser públicas, pues no las cita.

Para completar el puzzle (o terminar de romperlo…), el autor comenta que no hay que preocuparse de que esas patentes afecten al escritorio Linux, pues Microsoft no ha reclamado desde 2007 y según una medida legal, ha perdido el derecho de hacerlo. Esa medida no especifica un tiempo concreto, por lo que si ahora no es efectiva una reclamación, lo mismo se podría haber argumentado en 2007, teniendo en cuenta que KDE se lanzó en 1996 y GNOME en 1997,  diez años antes.

La respuesta mayoritaria de la comunidad Linux -empresas y desarrolladores, Linus Torvalds incluido- ante las amenazas de Microsoft se resume en una frase: «Si Linux infringe patentes de Windows, decid cuáles son». La respuesta de Microsoft fue siempre silencio. Al mismo tiempo, firmó un acuerdo de patentes -entre otros- con Novell que ya hemos visto en qué se basa. Punto. Fin de la historia.

Se le pueden rebatir muchos más detalles a la publicación de marras, pero, ¿con qué fin? Os dejo a vosotros juzgar todo lo dicho, porque hay más de una perla que, creo, debería haber sido contada como «creo que esto sucedió así», en lugar de «esto sucedió así». Eso como mínimo.

Advertencia, desplázate para continuar leyendo

En este punto me gustaría romper una lanza por GNOME 3 / Shell y Ubuntu y su Unity. Puede que les haya dado unos cuantos palos porque -siempre a mi parecer y en artículos de opinión como este- no han acertado -o no del todo, eso seguro-, pero están intentando innovar cada uno a su manera y eso hay que reconocerlo también. ¿Lo han hecho por obligación? Yo eso no me lo como.

69 Comentarios

Te recomendamos

Miscelánea

Ni estábamos muertos, ni estábamos de parranda. Estábamos, como veis, dándole una vuelta a MuyLinux, que falta le hacía y se nos ha liado...

Actualidad

Kali Linux 2022.2 es la nueva versión de la distribución especializada en seguridad, la segunda en lo que llevamos de año y trae unas cuentas...

Actualidad

Tras un año de espera, Inkscape 1.2 ha sido oficialmente publicado como estable para continuar con la evolución de este conocido software de creación...

A fondo

La información sobre la que se sustenta esta entrada tiene un par de semanas, pero vale la pena no darla por perdida por las...